Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 13 de mayo de 2013

Proyecto de Whovian


En mi bio de twitter pone que soy proyecto de Whovian.
Nunca había visto Doctor Who (oh qué desgraciada era sin saberlo), y hace casi dos meses me decidí a verlo, y añadí eso a mi bio poco después de engancharme, que realmente fue en el primer capítulo. Y pensé que sabría cuando llegaría el momento de borrar “proyecto de”. Pero pasa el tiempo y no lo sé, porque no quiero ofender a los fans que están ahí desde el primer día, esperando por los capítulos y sufriendo toda la espera entre temporada y temporada, mis respetos para todos ellos.
Pues bien, llevo 3 temporadas en mes y medio, y no me voy a quedar ahí, y os voy a contar todo lo que he visto, y luego podréis juzgar, porque voy a borrar lo de proyecto, porque YA SOY WHOVIAN.

He dejado de ser una niña de teta que pensaba que el Doctor se llamaba Who.

He visto la incredulidad de Rose, Martha, Donna y muchas personas más ante la TARDIS, porque ya sabéis, “¡es más grande por dentro!”.

He visto al Doctor vacilarle a todo bicho viviente, de cualquier planeta de cualquier galaxia.

He aprendido que no se puede salvar a los muertos, aunque sea tu padre.

Me hastié de escuchar “Harriet Jones, diputada por Flydale North” y agradecí el cambio a “Harriet Jones, primer ministro”.

He visto al Doctor mandar a Rose de vuelta a casa cuando todo estaba perdido, porque le prometió a Jackie que siempre la protegería, lloré con ello, y he visto a Rose convencer a Mickey y a su madre para que la ayudaran a volver para salvarlo.

He conocido al capitán Jack Harkness y le he visto ligar con solo decir hola con todo lo que se encontraba a su paso.

Le he cogido miedo a las máscaras de gas, a los niños preguntando por su mamá, a las navidades en Londres, a cualquier cosa parecida a un ángel, ya sea estatua o robot, y nunca en mi vida pisaré Cardiff, por si se abre la brecha del tiempo y me pierdo en otro universo.

He visto al Doctor regenerarse, he aprendido que los Daleks son como cucarachas y nunca desaparecen del todo, y los he visto vacilarles a los Cybermen en toda la cara.

Conocí a Sara Jane. Se me puso la piel de gallina ante la acusación de Rose al Doctor “¿eso es lo qué pasa? ¿Te cansas de nosotras y nos abandonas?” Y luego me emocioné aún más cuando él contestó que siempre estaría solo porque él no envejece.
También conocí a su perro de hojalata.

Me deshidraté llorando al final de la S2, cuando Rose se queda atrapada en un mundo paralelo y el Doctor no pudo decirle que la amaba. Y me emocioné cuando le dijo "estoy quemando un Sol para decirte adiós".

Me enfadé con el Doctor muchas veces que parecía que había olvidado a Rose y me emocioné otras tantas que la recordaba con cariño como en aquel “¡No está muerta! ¡Está muy viva!”.

Volví a emocionarme cuando el Doctor le dijo a Jack que Rose seguía viva y ambos rieron y se abrazaron, allá en el límite del universo.

Me enfadé con el Doctor cuando se convirtió en humano. Entre las instrucciones que le dejó a Martha estaba “no permitas que te abandone”, y se lo puso muy difícil. Y cuando luego no quería abrir el reloj.

He oido las palabras “soy el último señor del tiempo” mil veces, antes de que  el rostro de Boe le dijera al Doctor que no estaba solo, después vi a qué se refería al aparecer el Amo, que redujo al Doctor a una especie de hobbit decrépito enjaulado, y aun así, él le perdonó.

Me enfadé con Martha por abandonarles allí y recordé que Rose siempre volvió con el Doctor, luego me reconcilié con Martha al saber que se había ido para salvar al Doctor y a su familia.

Entendí esa sensación de los/las que veían/ven Dragon Ball al levantar los brazos para mandar energía a Goku, porque cuando todo el mundo tenía que pensar a la vez “Doctor” y todos empezaron a decirlo, yo lo hice también.

He pensado que Jack era inmortal y después he sabido que no lo era, al ver que era el Rostro de Boe.

Descubrí que la TARDIS está viva.

He visto monjas gato, una chica de otro siglo tras una chimenea, estatuas de ángeles que te mandan al pasado si no las miras, me he sorprendido con la normalidad con la que se puede afirmar que se tarda 6 años en recorrer 15km y he aprendido a decir Raxacoricofallapatorius.

Me perdí y emparanoié mil veces con las paradojas del tiempo.

Conocí a Dickens y a Shakespeare.

Me encariñé de Rose, odié a Donna, luego odié a Martha, y me encariñé de Martha, y ahora que empiezo la S4 sé que me encariñaré de Donna.

Me encariñé con el Doctor de Chris y no quería saber nada de Tennant, luego me encariñé del Doctor de Tennant y ahora no quiero saber nada de Matt, y seguirá el ciclo.

Y echo de menos a todos los que ya no están, incluida Jackie :P

He visto cosas insólitas: vi abrir puertas con un destornillador, vi viajar en una cabina telefónica, vi a un Dalek arrepentido de exterminar, vi morir a un hombre lobo ahogado por la luz de la luna…

Y sobre todo aprendí de El Doctor. Él es el último Señor del Tiempo, es del planeta de Gallifrey en la constelación de Kasterborous, tiene más de 900 años y es el hombre que siempre le salva la vida a cuanto le rodea.

Me hace sentir peor persona al gritar como una loca “¡mátalo!” cada vez que tiene a los malos a tiro, porque nunca los mata si puede evitarlo. Siempre hace todo lo que está en su mano por salvarlos a todos, no quiere dejar a nadie atrás, no se rinde, toma el mando y todos le siguen.

Él es así, él es El Doctor.

Por todo lo que sentí al ver todo eso, lo que he llorado y lo que he reído, que solo el hecho de releerlo me pone la piel de gallina, por todo eso, yo creo que ya soy Whovian, y el “proyecto de” lo voy a mandar a Raxacoricofallapatorius.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores